Noticias

Fotografía de Petri Muelas

Nuevo caso de vandalismo en la escultura a Emilio Prados

Un nuevo ejemplo de vandalismo urbano se ceba con la escultura de Andrés Montesanto dedicada a Emilio Prados, ubicada en el barrio malagueño de El Palo.

En un artículo de Diario Sur, el periodista Alberto Gómez, narra el episodio.

Málaga, la ciudad del paraíso que describió Vicente Aleixandre, también es pasto de vándalos. La escultura en homenaje a Emilio Prados en el paseo marítimo de El Palo ha vuelto a aparecer repleta de pintadas. La obra, formada por dos paneles de hormigón armado blanco con toques de policromía, simula un libro abierto que contiene la proa de una jábega y la silueta del poeta malagueño, que enseñó a leer a vecinos y pescadores del barrio.

Hace referencia también Gómez a la naturaleza de la obra y a la donación de Montesanto.

La escultura dañada fue realizada y donada por Montesanto, escultor argentino afincado en Málaga desde 1989. La obra mide 2,9 metros de altura por 1,75 metros de anchura en cada una de las caras del libro y está sostenida por cinco pilares de acero inoxidable.

Puedes leer el artículo completo en Diario SUR.